Tendencias en el diseño de logotipos para 2015

Diversos sitios especializados en el campo del diseño y en marcar las pautas, e incluso predecir las tendencias en cuanto al diseño de logotipos se refiere, han elaborado distintos informes en los que se detallan las líneas maestras que guiarán las corrientes más punteras en este ámbito.

Por supuesto que los propios informes ya adelantan que sus sugerencias no es obligatorio seguirlas. Lo que sí es indiscutible es que dichos informes hacen referencia a lo que estará a la orden del día entre los diseñadores gráficos, aunque la última palabra a la hora de diseñar, siempre la tendrá el propio creativo.

Según los expertos, todo apunta a que sigue marcando tendencia el diseño plano, los diseños de trazos manuales y minimalistas, con la irrupción de estilos como usar animales, tanto a color como en transparencia, o el uso de formas muy simples y monocromo. Todo esto hace augurar unos cambios que aportarán frescor y renovación respecto a temporadas pasadas.

Estas son algunas de las tendencias que tendrán más vigencia en el próximo año:

  • Figuras hexagonales que transmiten un mensaje de orden y funcionalidad.
  • Formas que nos recuerden a un objeto concreto, porque se retienen con gran facilidad.
  • Para diseños destinados a redes sociales y plataformas digitales, se recomienda el uso de líneas en movimiento.
  • Diseños planos, pero ampliando la mezcla de colores a tonos similares.
  • El estilo minimalista, que simplifica aún más el diseño plano. Fondos lisos y un solo icono, o un solo texto, bastan para representar una identidad corporativa.
  • Diseño a mano, lo que aporta un componente de estilo alternativo, a la vez que tiene un aire tradicional.
  • Diseños conceptuales basados en el simbolismo y la simplicidad, que ayudan a una interpretación fácil, que será recordada por los clientes.
  • Uso de formas geométricas en diseños que son básicos, para carteles, diseños de paquetería e ilustraciones.
  • Animales y transparencias, pero con formas geométricas, porque son muy fáciles de identificar y asociar a una marca. También están de moda los diseños de animales a mano alzada.
  • Hay una tendencia menos conocida, el estilo Crest, pero bastante utilizado en logos en blanco y negro, configurados con un estilo algo patriótico.
  • La tendencia Cupcake, que hace referencia al uso de los colores pastel y tonos suaves en ilustraciones, webs de diseño plano y, por supuesto, también en logos.

Por qué debemos cuidar nuestro logo e imagen corporativa

imagen-corporativaDentro de una empresa, tras años de trabajo y búsqueda de la excelencia, la imagen corporativa o imagen de marca es uno de los principales activos con que cuenta la corporación. Su valor económico puede llegar a ser incluso más elevado que el de los bienes muebles e inmuebles que se posean.

El ser humano tiende a dejarse llevar por el impacto visual en un porcentaje muy alto, por lo que debemos esforzarnos porque nuestra imagen corporativa refleje exactamente la filosofía de nuestra empresa o negocio. La imagen de marca debe ser proyectada por todos los estamentos de la empresa en cada producto que ofrezcamos o cada acción que ejecutemos, ya que por medio de ella, los clientes (personas, colectivos o instituciones) nos identificarán y nos relacionarán.

Si analizamos en detalle el nivel de competencia que actualmente existe en el mercado, llegaremos a la conclusión de que es básico e innegociable dedicar presupuesto y esfuerzo a conocer en todo momento la opinión y la percepción que los clientes actuales y, más aún, los potenciales, tienen de nuestros productos y nuestra organización. Además, es esencial saber qué opinan nuestros competidores directos.

Hay que tener en cuenta que nuestra imagen corporativa es mucho más que nuestro logo. Debemos cuidar el diseño de nuestra web, las presentación de facturas y escritos… y en general todos los ámbitos por los que se mueva la empresa.

¿QUÉ VENTAJAS OFRECE TENER UNA BUENA IMAGEN CORPORATIVA?

  • Da continuidad y éxito a nivel estratégico, situándonos por delante de nuestros competidores.
  • Los profesionales mejor cualificados querrán trabajar con nosotros.
  • Los proveedores facilitarán al máximo las condiciones comerciales para poder relacionarse con nuestra empresa.
  • Posicionarse en el mercado, distinguiéndonos de la competencia y ayudando a los clientes a reconocernos.
  • Siempre será un incentivo de cara a la venta y, simultáneamente, atraerá a los posibles inversores, lo que nos permitirá crecer.
  • Nuestro producto se venderá con mayor facilidad, puesto que transmitimos dos valores muy valorados hoy día: seguridad y confianza.

En definitiva: debemos ser conscientes del “peso específico” y nivel de asentamiento e introducción en el mercado que poseen nuestro logotipo e imagen de marca, que no son otra cosa que la reputación con que cuenta nuestra empresa.